Wednesday, April 5, 2017

Verraco (II)

La palabra “verraco” designa originalmente al cerdo no castrado en España e Hispanoamérica, pero en Colombia significa “enojado”, “difícil” o “trabajador, emprendedor”. Aunque la academia acepta la escritura “verraco” por imitar la escritura del latín, la forma “berraco” parece bastante aceptada, pues en la historia del español aparece registrada 56 veces, mientras que “verraco” 53 veces. Es posible que esto se deba a que la “b” parece tener un simbolismo más relacionado con la fuerza e impetuosidad que se sugiere en la palabra.
¿Cómo surgió el significado metafórico que se le da en Colombia? Parece que en la edad media la palabra “verraco” era un apodo para designar a un criado que manifestara una masculinidad impetuosa (Thayer Ojeda, CORDE). Es un origen despectivo y clasista, porque compara a los criados con marranos. Sin embargo, en hablantes antiguos de territorio colombiano la masculinidad impetuosa ha debido empezar a percibirse como un elogio, y así se resignificó la palabra. Entonces el origen pudo haber sido más antiguo de lo que se dijo en la entrada verraco.
            La palabra “verraco” se sigue resignificando. En el plebiscito del 2 de octubre en que los colombianos votaron si aprobaban el acuerdo de paz entre el gobierno y la guerrilla de las Farc, el partido político que se opuso a este acuerdo realizó una campaña para que la gente votara “no”. El jefe de campaña JuanCarlos Vélez Uribe manifestó que esta campaña consistió en hacer que la gente saliera a votar “verraca”. 
            Pues bien, recientemente “verraco” y sus derivados se han usado para deslegitimar acciones políticas de la derecha. En noticias sobre el triunfo presidencial en Estados Unidos de Donald Trump, he leído comentarios que dicen que los estadounidenses salieron a votar “verracos”.

Posteriormente al plebiscito, el gobierno renegoció el texto del acuerdo con las Farc y buscó refrendarlo en el congreso. El senador Álvaro Uribe Vélez, líder del parido político que se opuso al proceso de paz, intentó sabotearlo en el congreso con la ausencia de su partido.
El dibujante Matador realizó una caricatura en el senador Álvaro Uribe Vélez, decía que votaría “enberracado”. El caricaturista pone "n" antes de "b" para aludir a la otra ortografía de la palabra ("enverracado"), quedándose con la "b" por su mayor simbolismo de agresividad.

Ya lo dice el bloguero: "Finalmente: ustedes habrán notado que, a pesar de que todavía no ha sido dirimido el conflicto, yo prefiero escribir "berraco", en el sentido colombiano de la expresión, en vez de "verraco", aunque la Academia diga lo que le dé la gana. Lo hago por una razón muy sencilla: porque una palabra tan berraca no se puede escribir con una "v" corta..." (véase texto aquí).
A raíz de la marcha uribista del primero de abril de este año, leí en diversos medios y comentarios que la gente salió a marchar “emberracada”, para aludir a una actitud irracional y altamente emocional de las personas que profesan ideología de derecha.
¿Será que “verraco” se vuelve sinónimo de "derechista tonto", como “mamerto” lo es de "izquierdista tonto"?

No comments:

Post a Comment