Monday, January 2, 2017

Haiga

“Haiga” no es un error de ortografía, sino una variante morfológica de “haber”. Es una conjugación posible del verbo “haber” en el subjuntivo. La terminación de “h-aiga” coincide con la de “tr-aiga” (traer) y “c-aiga” (caer). Sin embargo, hoy en día “haiga” se considera incorrecto, pero “traiga” y “caiga” se consideran correctos. La forma "haiga" se usa en toda Hispanoamérica, no solo en Colombia, y es de particular vitalidad en México. 
            En latín hablado, el subjuntivo “habea” pasó a “haea” y de ahí a “haia”, por esa tendencia que todavía existe a convertir la “e” en “i” entre vocales, como ocurre con “pelear” y “peliar”. De “haia” surgió “haya”, por la tendencia de la “i” a convertirse en consonante antes de vocal, como ocurre con “hierba” y “yerba”. De manera que “haya” surgió por una situación de la pronunciación informal entre el latín y el castellano.
            En castellano medieval, los verbos que quedaban con vocales juntas recibieron otro tratamiento en la pronunciación, que fue la adición de una “g”. Esta adición permitía evitar la rareza articulatoria de dos vocales juntas sin acento, como en “háia”, “cáia” o “háia”. Por eso, en castellano es frecuente ver que existen tanto “traiga” como “traya” y “caiga” como “caya”. Hacia el siglo XV aparece entonces la forma “haiga” para acompañar a “haya”.
            Los datos históricos muestran que “haiga” se usaba en el español de personas escolarizadas, cultas y educadas, con más frecuencia hasta el siglo XVIII (véase fuente aquí en el corpus de la Real Academia). Se encuentra en numerosos documentos notariales y obras literarias. Solo en el siglo XIX empezó a considerarse un error, debido a que en esta época los intelectuales buscaron eliminar variantes morfológicas para crear un español uniforme.
              Solo en el siglo XIX empezó a considerarse un error, debido a que en esta época los intelectuales buscaron eliminar variantes morfológicas para crear un español uniforme. Ante la independencia de las colonias americanas, los intelectuales tenían temor de que el español se fragmentara en muchas lenguas como pasó con el latín. De ahí la necesidad de uniformar.
         En la actualidad hay hablantes educados que todavía utilizan “haiga” como una forma normal, según se observa en los comentarios a la página Castellano Actual.
            “Haiga” ha sido víctima de una profunda estigmatización causada por una simple arbitrariedad histórica. No conviene ejercer esa violencia simbólica sobre personas que digan “haiga”, pero tampoco conviene decir la palabra abiertamente en ambientes académicos y mucho menos escribirla, porque los demás pueden no tener esa consciencia.

2 comments:

  1. Ligüísticamente correcto, pero no académicamente. HAYA es correcto en ambos campos, así que no es necesario (¿necesario?) crear controversia. De todos modos, ¨haiga* no goza de una aceptación generalizada, no.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Es una variante no estándar, no un error, menos ortográfico. ¿Usted usaría "mesmo" y "ansina" porque está en el diccionario académico? Y sí, lo están.

      Delete